Poema x poema y el mundo quedará Houellebecq

Quienes no conocían a Michel Houellebecq tal vez escucharon hablar de él hace unos días porque estuvo caricaturizado en la portada del número de Charlie Hebdo el día del atentando. En el post anterior hablé de él como novelista, no quería dejar pasar su faceta poeta y compartir unos poemas suyos que me gustan.

El día se levanta y crece, recae sobre la ciudad
Hemos atravesado la noche sin encontrar alivio
Oigo los autobuses y el rumor sutil
de los intercambios sociales. Accedo a la presencia.
Hoy tendrá lugar. La superficie invisible
que delimita en el aire nuestros seres sufrientes
se forma y endurece a un ritmo terrible;
El cuerpo, el cuerpo no obstante es una pertenencia.
Hemos atravesado fatigas y deseos
sin reencontrar el sabor de los sueños de infancia
ya no queda gran cosa al fondo de nuestra sonrisa,
somos prisioneros de nuestra transparencia.
***
Me crucé con un gato callejero, 
su mirada me tetanizó;
El gato se revolcaba en el polvo, 
Legiones de insectos salían de él. 
Tu rodilla de joven otaria, 
Enfundada en unas medias rejilla, 
Se doblaba sin hacer ningún ruido;
En la noche, titilan los ausentes. 
Me crucé con un viejo proletario
Que buscaba a su hijo desaparecido
En la torre GAN, el cementerio
De los revolucionarios desengañados. 
Tus ojos se paseaban por las mesas
Como la torreta de un tanque;
Puede que fueras deseable, 
Pero yo estaba definitivamente harto. 
.
Todos estos poemas están reunidos en Poesía, Michel Houellebecq, edición bilingüe, Anagrama, 2012.

Borges y Milton en el Boca- Vélez

Anoche en casa, como cada vez que juega Boca, Closs invade el living y el medido Diego Latorre se tira en el sillón con el macho dominante que dispone toda su atención a la indolente pantalla. Putea, se ríe, a veces tuitea y siempre quiere que vea absolutamente toda jugada que considera interesante al cálido: “Miraaa, miraa, no estás mirando! ¿Estás mirando?”. Con mi novela en manos, estoy leyendo Partida de nacimiento, de Virginia Cosin (muy buena), relojeo lo que pasa en el verde cesped. El partido termina 2 a 2 y no es que yo quisiera que gane Boca, porque soy cuerva, pero el macho dominante venía bastante vapuleado del sábado, así que el empate venía a juntarnos a mitad de camino.

Mientras entrevistaban al jugador del partido, Milton Caraglio: “Milton esto, Milton aquello”, recuerdo la frase del poema. El macho sigue en la misma pose, le pregunto si puedo leerle un poema y por supuesto, dice que no. Insisto. Dice otra vez: no. Insisto, te va a gustar (porque si hay algo que me sale fácil es insistir) hasta que accede de tan mala gana que yo disfruto aún más el momento que está por venir. Leo el poema de Borges, el poema que dice: “El consuelo es de Milton y es valiente…” Me pide que lo repita todo otra vez. Lo hago, sin acotar nada. Todos estamos en silencio, Closs, Latorre, Milton, el macho dominante, nuestra gata y yo. Entonces la veo, una pequeña, pequeñísima mueca en sus labios me dice que – una vez más- lo conquisté como una campeona.

torneo-de-verano-1997237
 UN CIEGO

No sé cuál es la cara que me mira
cuando miro la cara del espejo;
No sé qué anciano acecha en su reflejo
con silenciosa y ya cansada ira.
Lento en mi sombra, con la mano exploro
mis invisibles rasgos. Un destello
me alcanza. He vislumbrado tu cabello
que es de ceniza o es aún de oro.
Repito que he perdido solamente
la vana superficie de las cosas.
El consuelo es de Milton y es valiente,
pero pienso en las letras y en las rosas.
Pienso que si pudiera ver mi cara
sabría quién soy en esta tarde rara.

De: La rosa profunda (1975)
BORGES, Jorge Luis. Obras Completas. Tomo III.

Mujeres de muchos hombres, Ricardo Coler

(Columna Radio Ciudad 18.01. Séptimo Día)

A propósito de la gira del Papá Francisco por Asia, traje un libro que me parece interesante porque trae a colación uno de los problemas que la Iglesia católica siempre enfrentó y sigue aún enfrentando ¿Qué, cuál es? Su bastión: La familia. El concepto de familia como base del sistema de creencias y valores que predican.

Mientras que en el mundo occidental el foco está puesto en la aceptación de familias homoparentales, esto quiere decir familias compuestas por dos mamás o dos papás. En su gira Francisco se encontrará con otros tipos de conformaciones familiares como- por ejemplo- las familias compuestas por una mujer y varios hombres.

El libro que traje se llama Mujeres de muchos hombres y fue escrito por el periodista argentino Ricardo Coler (tal vez lo conozcan porque es fundador y editor de la revista La mujer de mi vida). No es el primer libro donde Coler se mete a investigar el rol de la mujer en otras culturas. También escribió El reino de las mujeres (2005), y Ser una diosa (2006).

9789504938569

En este libro, Coler cuenta su viaje a Ladakh, un lugar cerca del Himalaya, donde la poliandria es oficial. En ese viaje se va reuniendo con diferentes familias e intenta hablar con las mujeres, las cabezas, de esas familias. En algunas casos lo logra y en otros fracasa. Pero qué es lo interesante de este libro.

En principio varios datos antes de hacer un análisis, las mujeres se casan con un marido y con varios de sus hermanos. Viven todos juntos. Ella va pasándose noche a noche de habitación o ellos van a la suya, dependiendo de la familia. La mujer tiene hijos con todos ellos y todos les dicen papa a los hombres de la casa. A veces una mujer cercana a los 35 años puede tener un marido de 45, otro de 35 y otro de 19.

Pero ¿por qué hacen esto? Las razones de las mujeres son claras. Cualquiera diría que es un sistema que hay que adoptar ya mismo. Yo no podría porque Lalo tiene sólo hermanas mujeres. Pero Cocó podría hacerlo con Diego y Esteban por ejemplo. En primer lugar porque se aseguran más entradas de dinero y además porque si alguno muere o decide irse su hogar no va a estar en peligro. Los hombres en general en esas zonas deben viajar para trabajar, es entonces también una forma de asegurarse que la mujer no le va a ser infiel.

Queda resolver ¿Por qué los hombres lo hacen? Bueno, porque quieren mantener su familia de origen y creen que es la mejor forma porque de otra manera, muchas veces pasa, que – dicen ellos- las cuñadas se pelean y la familia se dispersa.

La pregunta final que nos queda es: ¿Tendremos en un futuro una Iglesia católica lo obligadamente tan blanda e invertebrada que pueda no sólo aceptar sino acunar bajo su seno a este tipo de familias?

El ABC de Michel Houllebecq y su relación con Charlie Hebdo

ultima-portada-Charlie-Hebdo-atentado_EDIIMA20150109_0446_5

(Columna Radio Ciudad. Séptimo Día. Domingo 11.01.2015)

El libro del que está hablando todo el mundo hoy se llama SUMISION, es la última novela del polémico escritor francés, Michel Houllebecq. ¿Por qué está hablando todo el mundo de este libro? Bueno, porque se publicó unas horas antes del atentado a la publicación Charlie Hebdo en Francia y es una novela que está situada en el 2022 en ese país donde gana las elecciones presidenciales un grupo musulmán. Ahora les voy a contar más acerca de esta novela, pero antes que nada quién es el autor.

Probablemente muchos conozcan a Michel Houllebecq por su novela “Las partículas elementales” (en 1998 fue el fenómeno literario del año). En aquella novela lo que Houllebecq se recibe de polémico porque plantea con mucho humor y sarcasmo una crítica a la Generación del mayo ´68. Es la historia de dos hermanos, uno biologo y otro profesor de literatura que fueron abandonados de niños por su madre hippie que se quedó a vivir a una comunidad en California. La novela muestra como estos dos hombres, cuarentones, se relacionan con la sexualidad y pone en evidencia como la sociedad da lugar a una velocidad tal del placer que no deja tiempo al deseo, y sin deseo lo que aparece es la desesperación.

Apenas cuatro años antes había publicado su primera novela “Ampliación del campo de batalla”. También publicó “Lanzarote”, “El mundo como supermercado”, “Enemigos públicos e Intervenciones”. Todas novelas publicadas por Anagrama. Pero a mí también me gustaría rescatar su poesía, recientemente publicada en Argentina por Anagrama (2012). Donde se puede observar su modo de ver el mundo. Por ejemplo en uno de los poemas que yo encontré esta mañana dice:

 “Toda sociedad tiene puntos débiles, sus llagas. Meté el dedo en la llaga y apretá fuerte. solo así serás verdadero”.

Qué hizo esta vez, bueno justamente meter el dedo, el codo, la cabeza en la llaga. Porque el mismo día del atentado a la publicación Charlie Hebdo, se publica oficialmente “Soumission” (Sumisión), un libro de política-ficción sobre el triunfo de un partido musulmán en francia. La editorial que no es Anagrama sino Flamarion tuvo que reforzar la seguridad.

Sumisión hace referencia a la traducción de la palabra Islam, que significa Sometimiento a Dios. Estamos hablando de una primera tirada de 150.000 ejemplares. El sábado anterior al atentado, en una entrevista, Houllecbeq decía “Utilizo el recurso de asustar”, y seguía “no se sabe bien de qué se tiene miedo”, si de la extrema derecha o de los musulmanes.

La novela está situada en 2022, al final de un hipotético segundo mandato del presidente François Hollande. En una Francia fracturada, Mohammed Ben Abbes, líder imaginario del también ficticio partido de la Fraternidad Musulmana derrota en las elecciones al Frente Nacional de Marine Le Pen en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales gracias al respaldo de los partidos tradicionales de izquierda y derecha. El nuevo jefe de Estado es presentado como un musulmán “que defiende valores”: patriarcado, poligamia, velo islámico, que las mujeres regresen al ámbito exclusivo del hogar, fin de la libertad de conciencia y conversión al Islam. Francia se transforma por completo, al igual que el narrador, un profesor de la Sorbona convertida en “Universidad Islámica”.

En 2001 el escritor fue llevado a los tribunales franceses por cuatro agrupaciones musulmanas que lo denunciaron porque en una entrevista dijo que el islam era la religión más tonta. Lo cierto es que hoy la promoción del libro se canceló y nadie sabe dónde se encuentra Houllebecq, que al parecer dejó la París. Muchos dicen que se fue de la ciudad por miedo (abono esta teoría), pero lo cierto es que no es la primera vez que huye en medio de la presentación de un libro suyo. Lo hizo el año pasado cuando sacó su propio documental, que recomiendo, “El secuestro de Michel Houllebecq”